Prenatal Zwemmen


Estar embarazada no significa no poder hacer ejercicio. Aunque hay que tener cuidado con las actividades que se practican, media hora diaria de ejercicio te aporta muchos beneficios y la natación es una de las actividades para embarazadas más recomendables. 

¿Estás embarazada y temes que hacer deporte pueda perjudicar tu estado? No temas, es muy recomendable que practiques ejercicio durante los meses de gestación. En concreto, se recomienda que practiques unos 60 minutos de actividad física cada día.

Durante estos nueve meses son muchas las actividades que puedes practicar –siempre que no impliquen riesgo de caídas, golpes, bajas temperaturas o alturas, por eso la más recomendada es la natación.

A continuación, se detallan los principales beneficios que el programa de Zwemmen te ofrece para ti y tú bebé:

  • Hace que te sientas más ligera a pesar del peso que puedas ganar en tu estado
  • Mejora la circulación.
  • Aumenta el tono muscular y lo fortalece, pues nadando se utilizan los músculos de brazos y piernas.
  • Contrarresta la presión que puedes ir ganando en la espalda por el progresivo crecimiento de tu vientre.
  • Fortalece los músculos para evitar la tendencia del embarazo en que se curvan la columna y los hombros y se inclina la pelvis.
  • Te proteges del calor, al estar en el agua.
  • Los ligamientos y articulaciones se fortalecen para evitar daños.
  • Quemas calorías.
  • Hace que te sientas menos cansada.
  • Favorece el dormir mejor.

Todos estos beneficios en conjunto, hacen que lleves mejor todos los cambios físicos y psicológicos que se te van presentando durante el embarazo. Eso sí, es importante adaptar tu actividad a cada etapa de la gestación. Esto te lo ofrecemos en Zwemmen, un programa adecuado para el mejor desarrollo del embarazo. 

Consejos para nadar en el embarazo, trimestre a trimestre

Primer trimestre

Si estás en los tres primeros meses de embarazo, puedes nadar al menos, 60 minutos al día. Además, si lo haces por la mañana, te ayudará a evitar las náuseas y te dará energía para el resto de la jornada.

Segundo trimestre

En el segundo trimestre, ya deberás pensar en utilizar un traje de baño más grande, para sentirte más cómoda, aunque ya te haya crecido un poco el vientre. Además, recuerda que aumentar de peso no significa tener que dejar la natación y, en general, gracias a la flotabilidad del agua, podrás nadar de espaldas sin perjudicar la circulación sanguínea del feto, como podría pasar si estuvieras haciendo ejercicio de espaldas fuera de la piscina.

Tercer trimestre

En la recta final de tu gestación, durante los tres últimos meses, el crol y dorso es el estilo que más te beneficiará porque alarga los músculos del pecho y encoge los de la espalda. Y es que estas dos zonas pueden desalinearse durante la gestación. En este momento, también es muy recomendable nadar con un tubo de respiración para evitar la presión en el cuello que se crea al subir y bajar para tomar aire. 

En todo momento, además, debes ir a la clase bien hidratada y haber bebido agua tanto antes como después de nadar.

Checa los horarios y costos en la sede de tu preferencia