Llega el verano y, lamentablemente, aparecen las noticias que niños caen al agua de una alberca en un descuido.

Es muy importante que los niños aprendan a nadar pues cuando se encuentran entre los 4 meses 7 años de edad, corren más riesgos de ahogarse.

Hay padres que ven el agua como un enorme peligro constante y tratan de que sus hijos más pequeños se acerquen. Otros sin embargo, son conscientes de los beneficios que trae nadar y, por eso tratan de que sus hijos aprendan desde bebés.

Aprender a nadar es importante como práctica deportiva pero también enseñar a nadar es una cuestión de seguridad, de salvar vidas.  Los ahogamientos son una de las principales causas de mortandad infantil en el verano.

ZWEMMEN ofrece durante todo el año clases en albercas cubiertas para bebés a partir de seis meses. A esta edad muchos niños conservan el instinto y son capaces de permanecer flotando en el agua. El trabajo aquí es que ese instinto no se pierda. Otros niños tienen que aprender a flotar y terminan también saliendo a flote y sabiendo desplazarse de un lado a otro.

Sin embargo, aunque los niños supieran nadar, los riesgos existen y los padres deben ser conscientes de esto.

clases_ninos.jpg

Prevención y medidas de seguridad en la natación infantil

  • El niño no deberá jamás estar en el agua sin la supervisión directa de un adulto. En una breve distracción puede que ocurra un accidente.

  • Evita todos los tipos de juguetes e incluso los flotadores en la piscina. Si tu hijo es un bebé, estará más seguro en tus brazos. Si ya es un niño mayor, estará más seguro con unos flotadores, pero siempre con la supervisión de un adulto.

  • No dejes entrar a tus hijos en una alberca cuyo fondo no sea perfectamente visible. Los padres deben atender siempre a que el agua de la alberca esté limpia y con los cuidados sanitarios controlados, para evitar una intoxicación hídrica.

  • No permitas a tus niños saltar de pie desde el borde de la alberca. Es peligroso para ellos porque pueden caer mal y golpear su cabeza contra el borde; y también es peligroso para otros nadadores que pasan bajo el agua sin ser advertidos.